Autor: Karla Rodarte Guevara

La Coparmex y la Concamin propusieron un Gran Acuerdo Nacional para aminorar el impacto de la crisis en el empleo y el ingreso de los hogares, de la mano del fortalecimiento productivo.

El gobierno aún puede aplicar medidas que ayuden a contener el deterioro de la economía, a pesar de la caída de 18.9 por ciento que registró el Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre de este año, a través de un Gran Acuerdo Nacional para encaminar acciones que aminoren el impacto de la crisis en el empleo y el ingreso de los hogares, de la mano del fortalecimiento productivo, señalaron organismos empresariales

Por un lado, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propone la implementación de Remedios Solidarios, que incluyen un Salario Solidario, un subsidio al pago de la nómina para cuidar el empleo, así como un Seguro Solidario, que consiste en un ingreso mínimo vital para brindar un apoyo a los trabajadores que han perdido su empleo; y un Bono Solidario, para incentivar la generación de nuevos empleos.

“Solo el Gobierno Federal es capaz de inyectar los recursos necesarios para recuperar la economía nacional, tras la caída que ha provocado que perdamos nueve años de crecimiento económico”, señaló el organismo en un comunicado.

Las cifras de la economía en el segundo semestre muestran una contracción en los tres sectores económicos. El peor desempeño se registró en las actividades industriales con una caída anual del 26 por ciento, seguido por las actividades de servicios y consumo que disminuyeron 15.6 por ciento anual. Finalmente, las actividades primarias descendieron 0.3 por ciento anual.

“Los datos del PIB al segundo trimestre del 2020 del INEGI muestran una caída anual de 18.9 por ciento. Con esto se confirma la peor contracción económica desde que se tiene registro”, apuntó Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en su cuenta de Twitter.

El Gran Acuerdo Nacional

Por otra parte, la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin) propuso, en un posicionamiento, alcanzar un Gran Acuerdo Nacional que ayude a fortalecer el sistema productivo para que redunde en la generación de empleo mejor pagado.

De no aplicar el acuerdo, “México tardará más de dos años en recuperar el terreno perdido”, advirtió.

A detalle, el acuerdo incluiría un Programa de Política Industrial Integral, así como una estrategia detallada para enfrentar los desafíos y las oportunidades del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con la finalidad de garantizar que las importaciones no representen una competencia desleal, y generar una estrategia de desarrollo regional y sectorial.

La Concamin considera que bajo dicha estrategia, México podrá acelerar su recuperación económica y con ello generar un entorno propicio para incrementar la inversión que ello requiere y la creación de empleo bien remunerado, un compromiso del organismo.

Cerca del crecimiento cero

Por su parte, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) advirtió que de seguir sin políticas de estímulo a la inversión y al empleo, existe el riesgo de un nulo crecimiento al finalizar el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Si no hay un golpe de timón en la política económica que impulse y genere inversión y empleo productivo, el crecimiento económico promedio al final del actual sexenio podría ser prácticamente de cero o incluso hasta negativo”, expuso en su comentario semanal.

El CEESP estima que ante la pérdida de empleo y el deterioro del mercado laboral con jornadas reducidas y recortes salariales, será necesario crear 20 millones de empleos de tiempo completo, “lo que se ve simplemente imposible con un ritmo de crecimiento tan bajo como el que se prevé para los próximos años”, dijo.

Explicó que aunque es previsible un mejor desempeño de los principales indicadores económicos en los siguientes meses, esto solo podría hacer que al cierre del año la caída de la economía no sea tan elevada como la del segundo trimestre. El hecho es que las expectativas siguen siendo considerablemente negativas y a pesar de ello no hay respuesta de las autoridades, explica en el documento.

Fuente: El Financiero

Esta cifra indica que la percepción de los empresarios sobre el momento adecuado para invertir y la situación económica presente del país continúa a la baja.

El Indicador de Confianza Empresarial (ICE) del sector manufacturero descendió 10.8 puntos en julio, para ubicarse en 38.7 puntos, respecto al mismo periodo del año pasado, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Lo anterior representó su caída más pronunciada para un mismo periodo desde que hay datos, es decir desde 2004, según datos de la institución.

Esta cifra indica que la percepción de los empresarios sobre el momento adecuado para invertir y la situación económica presente del país continúa a la baja, ligando 13 meses consecutivos en terreno negativo.

En la manufactura, todos los componentes del ICE reportaron caídas a tasa anual, principalmente en el que mide la percepción sobre el momento adecuado para invertir, con 21.1 puntos menos para colocarse en 21.5 unidades.

Sobre la situación económica presente del país, el descenso fue de 13.1 unidades y se posicionó en 39.9 unidades en el cuarto mes del año.

A su vez, la percepción de la situación económica actual de la empresa descendió 13.1 puntos para llegar a 39.9 unidades, y con respecto a la situación económica futura del país descendieron en 1.9 por ciento para ubicarse en 55.8 unidades.

Los indicadores están diseñados para que sus valores fluctúen entre 0 y 100, por lo que las opiniones superiores a los 50 puntos suelen mostrar un mayor optimismo, y viceversa, mientras más cerca estén del cero, mayor es su pesimismo.

Los empresarios del sector comercio y construcción coincidieron que no es un buen momento de invertir en el país y creen que la situación económica presente del país no es la óptima.

En el ICE de comercio, la caída fue de 9.6 puntos, con lo que este indicador se situó en 41.6 puntos, respecto al mismo periodo del 2019, su menor caída desde marzo del 2020.

En el sector de la construcción, el ICE se fijó en 40.8 puntos, 7.6 unidades menos que el mismo mes del año previo, lo anterior llevó al indicador a trece meses seguido con retrocesos.

En su comparación mensual, el indicador de confianza empresarial de las manufacturas registró un avance de 0.4 puntos en julio, con cifras desestacionalizadas. El ICE de la construcción avanzó 4.3 puntos, y el del comercio, ganó 3.5 puntos.

Fuente: El Financiero

La recuperación de la economía se percibe frágil e incierta y, en el mejor de los casos, lenta y prolongada, señaló el instituto.

La economía mexicana ya tocó fondo en el segundo trimestre del año, pero la recuperación se percibe lenta y prolongada, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El Indicador IMEF manufacturero aumentó en julio cinco puntos, para ubicarse en 48.1 unidades. Así, este indicador permaneció en zona de contracción por catorceavo mes consecutivo.

Para su medición, el Indicador IMEF varía en un intervalo de cero a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica.

Durante el séptimo mes del año, cuatro de sus componentes de este indicador presentaron aumentos y solo dos de ellos de manera significativa.

El subíndice nuevos pedidos aumentó 10.8 puntos, para quedar en 48.1, y el de producción aumentó 8.3 puntos, para cerrar en 47.2.

Por su parte, el subíndice empleo también mostró un aumento significativo, de 5.2 puntos, para cerrar en 47, e inventarios aumentó 3.6 puntos, para cerrar en 50.8 y, así, pasar a zona de expansión. En contraste, el subíndice entrega de productos cayó 0.8 unidades, para quedar en 49.

“Las cifras del indicador IMEF Manufacturero y No Manufacturero al inicio del segundo semestre del año en curso parecen sugerir que la economía mexicana tocó fondo en algún momento del segundo trimestre de 2020 y que, desde entonces, comenzó la recuperación”, informó el IMEF en su comunicado.

Sin embargo, aseguraron que esta corrección se percibe frágil e incierta y, en el mejor de los casos, lenta y prolongada.

Para el caso del IMEF no manufacturero registró en julio un aumento de 4 puntos para cerrar en 47 unidades y ubicarse en zona de contracción por sexto mes consecutivo

De manera desagregada, el subíndice nuevos pedidos y el de producción registraron aumentos importantes. El primero aumentó 7.6 unidades, para ascender a 46.3, y el segundo aumentó 6.9 unidades, para cerrar en 45.3.

Por su parte, el subíndice empleo aumentó 0.4 puntos, para quedar en 42.8 unidades. Por último, el subíndice entrega de productos aumentó 1.1 unidades para cerrar en 52.6.

Fuente: El Financiero

La moneda mexicana se deprecia más de 1% en el ámbito interbancario, según Bloomberg.

Al comienzo de agosto y de la semana, el peso cede terreno frente al dólar, a medida que este se fortalece en el ámbito internacional, tras su peor mes en casi una década, los mercados de capitales amplían las ganancias tras PMI’s en Europa y China, y el petróleo cede ante la posibilidad de nuevas medidas de contención por el aumento de casos de COVID-19.

De acuerdo con datos de Bloomberg, la moneda local se deprecia 1.6 por ciento, a las 22.63 unidades, esto en el ámbito interbancario.

En ventanilla bancaria, el dólar se vende en 22.65 pesos, según Citibanamex.

La divisa nacional toca un máximo de 22.4772 pesos por dólar, a las 5:06 horas, mientras que, el mínimo se ubica en 22.2568 unidades, visto a las 12:49 horas del domingo.

El índice Bloomberg, que mide la fortaleza del billete verde frente a una canasta de diez divisas sube 0.53 por ciento, a los mil 185.26 puntos.

“La depreciación del peso es resultado de un fortalecimiento generalizado del dólar estadounidense frente a sus principales cruces, debido a dos factores: 1) una corrección al alza, luego de perder terreno durante julio, que fue el peor mes para el dólar desde enero de 2018, 2) nerviosismo debido a varios factores, como los casos de coronavirus que siguen al alza y las crecientes tensiones políticas entre China y Estados Unidos”, señaló Gabriela Siller, directora de análisis económico y bursátil de Banco Base.

Los mercados esperan una semana cargada de datos económicos en donde destaca el reporte del empleo, más PMI’s y la decisión de política monetaria en algunas regiones.

Los bloqueos están de vuelta. Según los informes, el Gobierno británico está considerando un plan para aislar a Londres y ordenar a los miembros de la población en riesgo que se queden en casa como la peor opción si aumentan las infecciones por coronavirus.

El segundo estado más poblado de Australia declaró el domingo un estado de desastre, ampliando las restricciones impuestas hace tres semanas a los 5 millones de residentes de Melbourne a toda Victoria.

Los casos a nivel mundial de coronavirus rebasaron 18 millones, ya que la pandemia ahora está agregando un millón de infecciones cada cuatro días, eliminando cualquier esperanza de que la propagación disminuya durante el verano.

En el mercado de materias primas, el petróleo inicia la sesión con pérdidas ante la expectativa de que la oferta global incremente, ya que la OPEP y sus aliados (OPEP+) comenzaron con su relajamiento en los recortes en la producción petrolera. En agosto, el recorte será de 7.7 millones de barriles diarios y no de 9.6 millones.

Fuente: El Financiero